submit2
Inicio / Chau Reducido ¿y ahora?

general      12-01-2021
Chau Reducido ¿y ahora?
imagen

Central Córdoba nuevamente mostró una imagen desastrosa y se trajo del Sur una derrota por 3 a 0 ante Berazategui que lo dejó sin chances de pelear por el segundo ascenso. Nahuel Gómez, por duplicado, y Carlos Siaira marcaron los goles del local.

En la previa todos sabíamos que Central Córdoba necesitaba un triunfo para conservar chances de clasificar al Reducido. O quizás no todos. Porque de otra forma resulta inexplicable que para afrontar un partido en el que sólo sirve la victoria, Marcelo Vaquero haya decidido armar un equipo con ocho jugadores para defender y sólo dos para atacar.

Cualquiera podría pensar que se había aprendido la lección después de aquella visita a Burzaco, en la que el Matador salió a no perder y no sólo perdió, sino que además jugó un partido espantoso. Y lo mismo puede decirse del duelo de hoy.

 

De los 90 minutos jugados esta tarde en el Sur del Gran Buenos Aires poco merece analizarse. Sólo alcanza con decir que la victoria del Naranja fue absolutamente justa y que, si no fuera por las atajadas de Giroldi, podría haber habido una diferencia incluso mayor.

Ahora lo importante es pensar cuidadosamente los próximos pasos. Después del irrelevante partido ante Ituzaingó del fin de semana, se terminará esta mini temporada y será momento de proyectar el futuro.

Y en ese sentido, la lupa más grande deberá ponerse sobre el entrenador. Es que resulta difícil encontrar paralelismos entre este Marcelo Vaquero y aquel que tuvo dos ciclos entre 2010 y 2013. Sus decisiones inentendibles no sólo tienen que ver con los planteos temerosos en dos de los cuatro encuentros que se jugaron en este torneo. Se remontan incluso al armado del grupo y a la elección de los jugadores que saltan a la cancha.

El principal déficit de este Central Córdoba está en la gestación, con un equipo que rara vez puede juntar tres pases seguidos. Y no es casualidad. Basta con repasar el plantel para darse cuenta que no hay un solo creador de juego. Lo llamativo es que el propio Vaquero, en sus etapas anteriores, siempre había apostado por este tipo de jugadores. En 2010, armó una plantilla que tenía cuatro enganches (Petrovelli, Dalcio Medina, Mustachi y Chiquito González) y en 2012 lo mismo (De Bruno, Raymonda, Mustachi y Medina). Y ahora no sólo no los tiene, sino que ni siquiera los quiso. Tanto es así, que el entrenador decidió prescindir de Nicolás De Bruno, quien en la pretemporada entrenó con el plantel y manifestó sus ganas de retornar a Barrio Tablada. ¿Alguien duda que De Bruno sería titular en este Central Córdoba?

Por otro lado, es inexplicable que José Vizcarra no juegue desde el arranque. Al ser consultado sobre esta chance luego del triunfo ante Italiano, Vaquero manifestó que, en su opinión, Vizcarra y Lovotti, por sus características, no podían jugar juntos. De nuevo, llama la atención que esa idea no se condice con lo que conocimos del DT en sus etapas anteriores, en las que SIEMPRE jugó con dos delanteros por adentro: Petrovelli y Juárez en 2010; Salinas y Figueroa en el ascenso de 2012; y luego en la B Metro una dupla que rotaba entre Ezequiel Lazo, Fiorina, Salinas y Yaya Álvarez. 

Estas circunstancias, recopiladas a modo de ejemplo, ponen en evidencia el desmanejo futbolístico que ha sido Central Córdoba en esta corta experiencia post pandemia. Lo positivo es que en un mes se inicia una nueva temporada, para la cual se puede barajar y dar de nuevo. A ver si esta vez metemos algún acierto, muchachos.

Alejandro López Vega