submit2
Inicio / Primera unidad

general      04-08-2019
Primera unidad
imagen

En su presentación como local en el torneo, Central Córdoba igualó 1 a 1 ante Argentino de Merlo. Matías Coselli había puesto en ventaja a la visita, pero apareció Juan Manuel Casini para emparejar las acciones.

Se necesitaba empezar a sumar. Los arranques de torneo han sido un karma para el Charrúa en los últimos años, y esta temporada 2019/20 no había sido la excepción, tras un debut con el pie izquierdo en Ciudad Evita. 

Claro está que una igualdad de local ante el recién ascendido Argentino de Merlo no es un resultado que deje conforme a nadie, pero al menos servirá para empezar a afianzar la marcha del equipo y trabajar con más tranquilidad.

El partido de hoy tuvo dos partes bien diferenciadas: una, hasta la apertura del marcador, en la que la Academia de Merlo fue claro dominador de las acciones y se las rebuscó en un campo de juego complicado para desplegar un buen trato de balón; y otra a partir de la igualdad, aunque con más claridad en el complemento, donde Córdoba fue protagonista y generó lo suficiente para merecer el triunfo.

Los 25' iniciales de la visita fueron muy buenos, mostrando una línea de juego definida y la clara intención de poner la pelota al piso. La carencia estuvo en la profundidad, ya que sólo generó una situación de riesgo en todo el partido (el gol de Coselli, definiendo en el área tras un desborde por izquierda), y pocas veces pudo aprovechar el cambio de ritmo de su mejor jugador, Alan Salvador.

Cuando peor la pasaba y se encontraba en desventaja, Córdoba llegó a la igualdad con una pelota parada: buen centro de Bracco y hermoso cabezazo de Casini. A partir de allí se emparejó el trámite, e incluso pudo llegar el segundo con un zurdazo de Carrera que se estrelló en el palo, y cuyo rebote no pudo ser aprovechado por Cereseto.

El complemento mostró a los dirigidos por Bustos Montoya decididamente volcados en ataque y a una visita replegada, ya sin tanta tenencia. Con este panorama, la más clara nació de una gran jugada personal de Bracco, eludiendo a varios rivales y enviando un centro atrás que, tras no poder ser conectado por los delanteros, derivó en Lucas Lazo y un disparo desviado.

El empate sirve para despegarse del fondo de la tabla y mirar con algo más de optimismo hacia el futuro. Se rescata el haber recuperado bastante de la solidez defensiva que en Ciudad Evita había estado ausente, aunque en el debe sigue estando la generación de fútbol. 

Lo positivo es que ahora habrá casi diez días hasta el próximo duelo, tiempo que servirá para continuar puliendo detalles y potenciar el rendimiento individual y colectivo. 

 

Alejandro López Vega

Foto: CharrúaSoy