submit2
Inicio / Todo mal

general      02-10-2018
Todo mal
imagen

Central Córdoba jugó un partido de terror y cayó con justicia en su visita a L.N. Alem por 5 a 0. Víctor Meza en tres ocasiones, dos de penal, Lucas Buono y Maximiliano Rogoski marcaron los tantos. Y por si fuera poco, Saucedo y Cereseto se retiraron lesionados.

Duro golpe recibió el Charrúa esta tarde en General Rodríguez. La curva ascendente, tanto en rendimientos como en resultados, que había mostrado en las fechas anteriores cayó en picada y volvieron a aparecer todos los fantasmas de los primeros partidos.

Con resultados tan abultados, está claro que poco y nada puede rescatarse. Apenas algunas insinuaciones en los primeros 15 o 20 minutos, en los que hubo una relativa paridad, y luego los esfuerzos individuales de ciertos futbolistas, como Alfredo Trejo y Cristian Sgotti.

Como contrapartida, la lista de errores y deficiencias es interminable. Pero sin lugar a dudas lo más preocupante fue el horrendo funcionamiento defensivo. Cada pelota que cayó en el área fue una situación de riesgo para Alem, que convirtió cinco tantos y, de no ser por algunas intervenciones de Ojeda, podría haber marcado más.

El equilibrio en el marcador se rompió temprano con el dudoso penal sancionado por Benítez por una supuesta falta a Buono y la posterior conversión de Meza. Ya pasando los 30’, el Lechero amplió con dos goles de pelota parada, en los pies de Buono y Rogoski.

Ya en el complemento, la historia quedó absolutamente liquidada con un doblete de Víctor Meza en los cinco minutos iniciales. Los 40 siguientes estuvieron de más.

Para colmo, como si la tremenda derrota no fuera suficiente, los dirigidos por Claudio Pochettino sufrieron la lesión de dos de los hombres más importantes del equipo: Pablo Saucedo y Lucio Cereseto.

Ahora será momento de barajar y dar de nuevo. Habrá pocos días de recuperación y mucho para trabajar pensando en el duelo del sábado ante Excursionistas. Lo positivo: es imposible jugar peor que hoy. Lo que venga será inevitablemente mejor.

 

Alejandro López Vega