submit2
Inicio / Medio a cero

general      28-02-2018
Medio a cero
imagen

A pesar de no haber tenido una de sus mejores noches, Central Córdoba se impuso como local a Sportivo Barracas por la mínima diferencia y logró un triunfazo que le permite mantenerse bien arriba en la tabla de posiciones. Cristian Yassogna, a los 40 del primer tiempo, marcó el único tanto.

Hoy el Charrúa sacó adelante uno de esos partidos que, si se quiere salir campeón, deben ganarse. Es que las campañas exitosas, además de construirse sobre el trabajo, la jerarquía y el buen juego, también necesitan esa pequeña cuota de suerte; esa posibilidad de sumar puntos aún cuando los merecimientos puedan indicar otra cosa.

Y el encuentro de hoy tuvo bastante de eso. Porque si bien el primer tiempo de los azules fue aceptable, el complemento dejó muy pocas cuestiones positivas. Allí, Sportivo Barracas fue claramente superior, cortó los circuitos de juego y generó más de una chance clara para igualar las acciones. La falta de puntería y, sobre todo, la gran actuación de Juan Marcelo Ojeda, explican el resultado final.

El arranque del partido tuvo la dinámica que se esperaba: un Córdoba con la iniciativa y un conjunto visitante con la clara idea de aguantar el cero y dejar pasar los minutos, evidenciado esto último en el insoportable hábito del arquero Cáceres de hacer tiempo.

Con ese panorama, y a sabiendas de la imprecisión que hoy mostró el equipo a la hora de generar fútbol, las opciones más claras llegaron a través de la pelota parada. Juan Pablo Pereyra y Diego Migueles inquietaron a partir del juego aéreo, en lo que sería un aviso del gol. A los 40’, Cristian Sánchez envió un córner desde la izquierda que encontró a Cristian Yassogna en el punto penal, quien definió junto al palo con un cabezazo bárbaro.

Contrario a lo que podría imaginarse, la ventaja no mejoró a Central Córdoba sino a la visita, que salió a buscar el empate y generó la primera clara en el final de la etapa, a través de un mano a mano de Salomone tapado de gran manera por Ojeda.

Ya en el segundo tiempo, los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo jamás pudieron hacer pie y fueron superados por el Arrabalero, que contó con varias posibilidades para marcar. Elías Di Biasi exigió en dos oportunidades al arquero charrúa, primero con un remate rasante desde el vértice del área y después con un cabezazo entrando desde el segundo palo. En todas Ojeda se lució para mantener el cero. La última fue con otro frentazo, esta vez de Camiletti, que pasó besando el palo izquierdo.

Con algo de angustia llegó el pitazo final de Rubino, y con él los tres puntos. El Matador se quedó con una victoria de oro que le permite quedar como único tercero de la tabla, a cinco unidades del líder CADU y a tres del escolta, Luján. Ahora será turno de aprovechar una nueva fecha como local, recibiendo a Ituzaingó el próximo domingo por la noche.

 

Alejandro López Vega

Foto: Juan José García