submit2
Inicio / Llegó la primera

general      02-10-2017
Llegó la primera
imagen

Córdoba se sacó de una vez por todas la mufa y logró su primer triunfo en el campeonato tras vencer a Ituzaingó como visitante. Juan Pablo Pereyra y Juan Fernández marcaron los tantos. El partido estuvo demorado por una amenaza de bomba en el estadio.

Al fin se dio la alegría. Se hizo esperar, es cierto, pero llegó en el momento en que más se necesitaba. La cosecha de tres puntos en cinco presentaciones era muy pobre para un equipo que se armó con aspiraciones de ascenso, y la presión empezaba a sentirse en Barrio Tablada. Por eso la importancia de este triunfo.

La tarde que estuvo marcada por el atipismo de haber tenido que demorarse el comienzo del encuentro por una amenaza de bomba que recayó sobre el estadio Carlos Sacaan, situación que culminó con una inspección y posterior accionar de la Aprevide, deteniendo al líder de la barrabrava local.

Tras este insólito episodio llegó el fútbol. Y en ese aspecto, los azules terminaron redondeando una tarde más que aceptable. Con un primer tiempo realmente bueno, en el que superaron con claridad a su rival, la historia empezó a encaminarse a los 12’ gracias a un precioso tiro libre de Juan Pablo Pereyra que voló sobre la barrera y se clavó junto al palo. Este tanto del Flaco, el primero con la camiseta charrúa, permitió manejar las acciones con más soltura y consolidar el dominio en el trámite.

El complemento tuvo a un Ituzaingó con algo más de ambición ofensiva y agresividad, lo que hizo que Córdoba repliegue sus líneas y apueste al desequilibrio de los hombres de ataque para liquidar el pleito. Y, en líneas generales, fue eso lo que terminó ocurriendo.

Es que los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo lo aguantaron bien, más allá de un par de situaciones de riesgo que culminaron con malas definiciones de los delanteros rivales, y de contraataque encontraron espacios. Justamente en una de esas respuestas, ya sobre el cierre, Lucas Lazo se metió en el área tras tirar una pared con Federico Ferrari y definió suavemente, la pelota se estrelló en el palo y apareció en el rebote el ingresado Juan Fernández para empujarla y sentenciar las acciones.

Desahogo y alivio fueron las sensaciones que desató el pitazo final de Rodrigo Pafundi. Central Córdoba logró su primera victoria en el Torneo de la Primera C y ahora mira hacia el futuro con optimismo y confianza.

Alejandro López Vega