submit2
Inicio / Sigue torcido

general      21-09-2017
Sigue torcido
imagen

El Charrúa continúa sin poder ganar en este campeonato de la C. Por la cuarta fecha, cayó ante Defensores Unidos de Zárate por un exagerado 3 a 0. Javier Velázquez, en dos ocasiones, e Isaac Acosta, de penal, marcaron los goles del partido.
Desde lo que marcan los números, la fría estadística, cualquiera podría pensar que hoy Córdoba tuvo enfrente a un rival que lo apabulló, lo superó en todo momento y que justificó que los tres puntos viajen rumbo a Zárate. Pero la realidad es que el desarrollo del partido no fue reflejado de manera fiel en el marcador.
Claro está que los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo lejos estuvieron de tener un buen encuentro. La cuestión es que lo mismo podría decirse de CADU. A lo largo de los 90 minutos, ninguno de los dos equipos pudo desplegar un buen fútbol, en gran medida a causa del horrendo estado del campo de juego, y seguramente lo más justo hubiera sido un empate.
La diferencia, al igual que contra Midland, estuvo en los detalles. Hoy el conjunto visitante tuvo prácticamente una efectividad del 100% frente al arco de Juan Marcelo Ojeda; en tanto que el Charrúa no pudo aprovechar ninguna de las varias que tuvo. Imprecisiones en la definición y buenas respuestas del arquero Figueroa fueron la razón de esto.
El tanto de Javier Velázquez sobre el cierre del primer tiempo fue el primer golpe de la tarde. En la respuesta, Juan Pablo Pereyra no pudo definir con comodidad desde una buena posición, y su disparo fue contenido por el 1 visitante.
En el complemento, cuando Córdoba mejor jugaba y parecía estar cerca del empate, llegó un contraataque que agarró mal parado al fondo y derivó en un discutidísimo penal sancionado por Mariano Seco y convertido por Isaac Acosta. La reacción inmediata fue un ataque en el que se reclamó penal cuando Juan Fernández se disponía a definir dentro del área. Los minutos restantes se caracterizaron por una búsqueda constante pero poco lúcida de los azules, hasta que llegó el tanto definitivo de Javier Velázquez que selló el 3 a 0.
El resultado termina siendo mentiroso. La tenacidad y ambición goleadora de Cristian Yassogna y la claridad conceptual de Juan Fernández fueron lo mejor de un equipo que no jugó bien, pero que de ninguna manera mereció irse derrotado.
Ahora será tiempo de parar la pelota, buscar variantes que puedan aportar otro vuelo futbolístico y, fundamentalmente, hacer hincapié en lo anímico. Este comienzo dista del imaginado, sí, pero hay un largo camino por delante y las chances están intactas.
Alejandro López Vega