submit2
Inicio / Con el pie izquierdo

general      03-04-2017
Con el pie izquierdo
imagen
En el debut de Ariel Cuffaro Russo como técnico, Central Córdoba tuvo una mala tarde y cayó frente a Luján 2 a 0 en el Gabino Sosa. Imanol Varela y Andrés Guzmán, en el inicio de cada tiempo, aprovecharon desconcentraciones defensivas para marcar los tantos de la visita.
 
“Si podemos repetir lo hecho frente a Midland, seguramente vamos a andar bien” manifestaba Cuffaro Russo el mediodía del martes, día en que asumió la responsabilidad de conducir al Charrúa en la segunda mitad del Torneo de la C. A esta altura queda claro que el equipo mostró una imagen muy lejana a aquella.
 
Es que frente a Luján no se vio esa solidez defensiva que tanta seguridad había entregado, y desde el medio hacia arriba faltó la frescura y el desequilibrio necesarios para marcar la diferencia. En estos dos ítems, sumados a los goles tempraneros que golpearon como dos baldazos de agua fría, puede sintetizarse el porqué de la derrota.
 
El partido estuvo a contramano ya desde el vamos. A los 4’, la defensa de Córdoba se durmió en un lateral que cayó en forma de centro al corazón del área y permitió a Imanol Varela anticipar a todos para clavarla junto al palo.
 
La desventaja tan rápida significó un revés difícil de superar para los azules, que a lo largo de toda la etapa inicial no lograron hilvanar prácticamente ninguna jugada ofensiva. Futbolistas como Bracco, Mustachi y Lescano, que tan importantes habían sido contra Midland, en este caso no pudieron marcar la diferencia, y eso sin dudas repercutió en el juego del equipo.
 
El inicio del complemento fue un calco. En la primera aproximación, Luján volvió a golpear a través de Andrés Guzmán, quien aprovechó una marca pasiva de Lucas Lazo y definió al ángulo izquierdo.
 
Ya con la diferencia de dos goles, el conjunto de Oscar Santángelo cedió definitivamente el protagonismo y la pelota al Charrúa. Los ingresos de Sánchez y Ferrari no cambiaron demasiado la imagen del equipo, que recién tuvo algunas aproximaciones cuando Juan Fernández saltó a la cancha.
 
Primero una serie de rebotes dentro del área chica que increíblemente no terminaron en gol, pese a estar el arquero Lescano ya vencido. Luego, con un tiro libre enviado en forma de centro que le cayó al propio Fernández en una posición inmejorable para sacar un remate fortísimo, y que obligó a una atajada impresionante del golero visitante.
 
Después de estas dos acciones quedó claro que no era la tarde de Central Córdoba, y de esta forma los minutos se fueron consumiendo hasta el pitazo final de Juan Ledo.
 
La derrota duele y mucho porque era la oportunidad para dar el salto. Los tres puntos hubieran significado estirar la ventaja sobre Cambaceres a diez unidades y, a su vez, ponerse a cuatro de la zona de reducido, aprovechando la caída de El Porvenir. La buena noticia es que falta un largo trecho todavía, y que los conducidos por Ariel Cuffaro Russo tienen tiempo para mejorar y corregir errores, pensando en lograr un funcionamiento que permita soñar con algo más.
 
 
Alejandro López Vega
Foto: Charrúa Soy