submit2
Inicio / Adiós, Capitán

general      06-12-2016
Adiós, Capitán
imagen
En una tarde marcada por el retiro de Cristian Vella, Central Córdoba y Laferrere jugaron un partido espantoso y empataron 0 a 0 en el Gabino Sosa. A dos fechas del receso, el Charrúa deambula por la zona baja de la tabla y mira con mucha atención los promedios.
 
Está claro que lo más importante de la jornada de domingo pasó por el adiós definitivo de Cristian Vella, quien con 38 años y una extensa trayectoria en el fútbol argentino, decidió colgar los botines. El “Dipy” dejará indudablemente un recuerdo imborrable en Barrio Tablada, donde disputó más de 150 encuentros a lo largo de tres etapas y formó parte de equipos memorables.
 
Pero al margen de todo esto, en el Gabino Sosa hubo un partido entre Central Córdoba y Deportivo Laferrere. En la previa se sabía que se enfrentaban dos clubes de andar irregular, que arrancaron el torneo con aspiraciones de campeonato y hoy por hoy deambulan por la mitad inferior de la tabla. Y el desarrollo del juego estuvo a tono con esas realidades.
 
Es que, sobre todo el primer tiempo, fue realmente espantoso. Cuesta recordar un cotejo en el que a lo largo de 45 minutos, haya dos equipos que no logren hilvanar tres pases en forma consecutiva. Sobró fricción, sobraron pelotazos. Y faltó fútbol.
 
Ya en el complemento, un Charrúa algo más decidido pudo generar un par de situaciones de riesgo que, evidentemente, no tuvieron final feliz. Juan Carlos Lescano tuvo la más clara con un mano a mano que tapó el arquero Valiñas, en tanto que Marcelo Zaen remató apenas desviado ingresando por la izquierda.
 
Nada más sucedió que valga la pena rescatar. Y esa ausencia de emociones, esa falta de juego, es precisamente el principal déficit de este Central Córdoba.
 
En el inicio del ciclo de Daniel Moscetta, desde aquí se ponderó la decisión de armar el equipo de atrás para adelante, de ganar en solidez defensiva para conseguir cortar la racha nefasta de cuatro derrotas consecutivas. Y aquella idea resultó. Pero hoy ya no alcanza con eso.
 
La principal conclusión que puede sacarse es que falta audacia. No se ve un conjunto con vocación ofensiva, con intención de ser protagonista y, lo que es más importante, con una idea clara de juego cuando tiene la pelota en los pies.
 
Quedan dos partidos: San Martín de Burzaco y el puntero Sacachispas. Habrá que rescatar lo que se pueda en esas presentaciones, para después ponerse a pensar de lleno en la diagramación de la pretemporada y la incorporación de refuerzos que puedan potenciar al plantel con vistas a un 2017 que, sin dudas, será muy exigente.
 
Alejandro López Vega
Foto: Conclusión