submit2
Inicio / Lo más justo

general      15-11-2016
Lo más justo
En un partido chato y sin demasiadas emociones, Central Córdoba igualó 1 a 1 en su visita a El Porvenir y sumó su segundo empate en igual cantidad de presentaciones con Daniel Moscetta con DT. Ramiro Rocca, de penal, había abierto la cuenta; en tanto que Guillermo Correa anotó para el local.
 
La igualdad de esta tarde en Gerli terminó siendo el resultado más razonable. Con unos 20, 25 minutos iniciales de ida y vuelta, dinámica y goles, el partido prometía un desarrollo entretenido, pero con el transcurso de los minutos ambos equipos fueron perdiendo la iniciativa y parecieron conformarse con la igualdad.
 
En el comienzo mismo, Sergio Salomone buscó desnivelar con un derechazo desde afuera del área que obligó a una respuesta de Romero. La réplica llegó de la mano de Marcelo Zaen, quien jugó una pared con Ramiro Rocca, se internó en el área y envió un buscapié que terminó siendo controlado por Maximiliano Díaz. El propio arquero ex Charrúa volvió a ganar el duelo ante Zaen, después de una buena habilitación de Leonardo Borzani.
 
La apertura del marcador llegó a los 8', cuando Rocca aprovechó un grosero error de Brambatti en la salida y quedó mano a mano con Díaz, quien no tuvo otra alternativa que derribarlo en el área. Mariano Seco sancionó penal y de la ejecución se hizo cargo el propio Rocca, que abrió el pie y la puso junto a un palo para festejar su quinto tanto en el torneo.
 
Desafortunadamente la ventaja duró poco y nada. En la siguiente acción, un yerro de Cristian Vella permitió que llegue un centro al área, el cual fue despejado de manera defectuosa por Marco Colono y derivó en un nuevo envío, esta vez a la cabeza de Guillermo Correa, quien no falló y decretó la igualdad.
 
Pasados los 25 minutos, el vértigo y la presión de Córdoba fueron mermando y el trámite cayó en un pozo del que no salió nunca más. Sólo puede rescatarse un remate lejano del ingresado Leandro Figueroa promediando el complemento, que terminó en el córner a partir de la intervención de Díaz.
 
El 1 a 1 pareció sentarle bien a los azules, que de esta forma acumulan dos igualdades consecutivas, ambas desde el cambio de entrenador.
 
Más allá de los gustos, de las preferencias, es innegable que desde su llegada, Daniel Moscetta rápidamente le ha ido imprimiendo su sello al equipo. Es que este Central Córdoba pasó de ser un conjunto de mucha vocación de ataque, de a ratos incluso de manera desequilibrada, a tener una mayor solidez defensiva y trabajar los partidos pensando primero en intentar asegurar el cero en el arco propio.
 
La prueba se puede ver claramente: en 180 minutos, tanto Dock Sud como el Porvenir han tenido enormes dificultades para generar situaciones de peligro y Leonardo Romero tuvo una participación mucho menor que en los encuentros anteriores. 
 
Claro está que en el debe queda la otra faceta, la creativa. Al igual que los rivales de turno, el Charrúa ha evidenciado falta de imaginación a la hora de manejar el balón y las opciones de riesgo escasearon. Tal vez darle más minutos en cancha a volantes ofensivos como Juan Fernández o Martín Mustachi le podría dar más frescura al ataque.
 
Por lo pronto, en el horizonte aparece el duelo ante J.J. Urquiza, otro equipo de pobre presente, en lo que será una oportunidad inmejorable para retornar a la senda victoriosa.
 
Alejandro López Vega