submit2
Inicio / En caída libre

general      31-10-2016
En caída libre
imagen
Central Córdoba sumó su tercera derrota en forma consecutiva, la quinta en diez fechas, y profundizó su pésimo presente en el Torneo de la Primera C. Fue 1 a 0 ante Berazategui en el Gabino Sosa, por el gol de Jeremías Caggiano sobre la hora.
 
El Charrúa entró en una de esas rachas que parecen no tener final. Tres caídas en fila, sólo una unidad de las últimas doce en juego y un rendimiento que cada vez está más lejos de conformar son una clara muestra de lo complicado de la situación. Y a todo esto hay que sumar el resurgimiento de una preocupación que hasta hace poco parecía enterrada: los promedios.
 
El 0-1 ante Berazategui, a pesar de no ser del todo merecido, es completamente lógico. Es consecuencia de un equipo que no llega a ser tal; que salvo en la victoria frente a Midland de la lejana fecha 3, jamás pudo mostrar una concepción de juego colectivo, una idea, una identidad. Hoy Córdoba no es más que una suma de buenas individualidades (porque, más allá de todo, es indiscutible la calidad de jugadores que hay en el plantel) tiradas en la cancha, sin un plan.
 
Y en eso, sin dudas, hay mucha responsabilidad de los entrenadores. Principalmente de Oscar Santángelo, claro está, pero también de Alberto Valiente, que en el poco tiempo que ha tenido de trabajo tampoco pareció encontrarle la vuelta al equipo.
 
El planteo inicial para enfrentar al Naranja no parecía desacertado. No obstante, durante la primera mitad fue notoria la falta de juego en la mitad de la cancha, con un Jorge Torres que jamás pudo asumir la responsabilidad creativa. Con ese panorama, y ante la necesidad de cambiar por la molestia sufrida por Cristian Sánchez, el DT optó por Marcelo Zaen, en lugar de futbolistas que pudieran aportar algo de imaginación, como Martín Mustachi, Federico Ferrari o Juan Fernández.
 
El resultado fue el obvio, y el rendimiento de los azules en el comienzo del complemento estuvo lejos de mejorar. El inentendible ingreso de Leandro Figueroa por David Solari fue la gota que rebalsó el vaso, provocando la reacción generalizada del público. Recién ahí Valiente se decidió por mandar a la cancha a Fernández. El “Enano”, aún con pocas intervenciones, le dio algo de frescura al ataque charrúa y generó la más clara con un tiro libre que se estrelló en el travesaño.
 
La visita también tuvo las suyas, y obligó a dos o tres buenas intervenciones del arquero Romero, sumado a un despeje sobre la línea de “Coqui” Torres y un gol anulado por offside.
 
Cuando parecía que la tarde iba a finalizar en empate, lo cual ya de por sí dejaba conformes a pocos en el Gabino Sosa, llegó un desborde por la derecha de Ezequiel Abregú y un cabezazo del ex Independiente Jeremías Caggiano para decretar la derrota.
 
Las manifestaciones de desaprobación de socios e hinchas tras el pitazo final fueron una clara demostración de lo delicado de este presente. Será obligación de la Comisión Directiva abocarse de lleno a la contratación de un entrenador que pueda traer orden a este caos, y hacerlo mientras todavía queda tiempo de revertir la historia.
 
Alejandro López Vega