submit2
Inicio / Final de ciclo

general      15-10-2016
Final de ciclo
imagen

Oscar Santángelo (foto) dejó de ser el entrenador de Central Córdoba tras la derrota por 3 a 2 ante Sportivo Barracas en el Gabino Sosa. Ramiro Rocca, de penal, y Martín Mustachi marcaron para los azules; en tanto que Bruno Milanesio, en contra, y Mariano Gorosito, por duplicado, hicieron lo propio para la visita, que terminó con diez por la roja a Rivas Bolaños.

La salida del DT se veía venir, y nadie puede discutir que es lo mejor para Central Córdoba. Es que, lamentablemente, Oscar Santángelo jamás le agarró la mano al equipo. Ni en el final del torneo anterior, con un plantel heredado; ni en el actual, con cantidad y calidad de jugadores que fueron enteramente elegidos por él.

La caída 3 a 2 frente a Sportivo Barracas de esta tarde fue la gota que rebalsó el vaso, pero el rendimiento del Charrúa en los últimos partidos ya evidenciaba la necesidad de un volantazo. Claro está que esta abrupta salida no deberá opacar el recuerdo de un entrenador que le supo dar mucho a la institución en sus anteriores etapas, fundamentalmente en las dos primeras.

Desde el inicio mismo del cotejo, quedó claro que el armando del equipo estaba errado. Con un doble cinco conformado por Maximiliano Bulleri y Leonardo Borzani, no había quién se asocie con David Solari para crear juego, sumado a que en la marca ninguno de los dos pudo hacer pie. En ese sentido, fue notoria la ausencia de Renzo Funes.

Los primeros 20 minutos fueron un monólogo de la visita, que se encontró con la ventaja gracias al gol en contra de Milanesio tras una serie de rebotes en el área. Recién ahí Córdoba pareció despertar, comenzó a tener algo más de control de pelota y a generar situaciones de riesgo. No obstante, la puntería fue otro de los déficits: Rocca no pudo con el arquero Cáceres en dos ocasiones, Sánchez y Zaen remataron desviado y Solari casi convierte luego de una jugada preparada, pero su disparo se desvió en un defensor.

Para el complemento, Santángelo decidió romper el doble cinco sacando al amonestado Bulleri, en una decisión lógica pero que generó dos inconvenientes: en primer lugar, quedó Borzani como único mediocampista de recuperación, función para la cual no está físicamente apto; y por otro lado, el que ingresó fue un extremo como Juan Carlos Lescano, cuando en realidad el principal problema estaba en la creación. ¿De qué sirve acumular hombres de ataque cuando no hay quién los asista?

En ese contexto llegó el empate de penal de Ramiro Rocca e, instantes después, los dos tantos de Mariano Gorosito para poner a Barracas 3 a 1 arriba, aprovechando los espacios dejados entre la mitad de cancha y la defensa charrúa.

Recién ahí el DT hizo ingresar a Federico Ferrari y Martín Mustachi para darle más juego al mediocampo, aunque equivocando los reemplazos y dejando afuera increíblemente a Zaen y Sánchez. En los minutos finales sólo quedó tiempo para la roja por doble amarilla de Maximiliano Rivas Bolaños y el descuento del “Gitano” Mustachi, que en pocas intervenciones hizo méritos para, al menos, ser tenido en cuenta.

El pitazo final del flojo Gonzalo Beloso decretó la segunda derrota al hilo en condición de local e hizo sacudir el vestuario del Gabino Sosa. Ahora será trabajo de la Comisión Directiva encontrar un técnico que pueda enderezar el rumbo. Lo positivo es que hay plantel, y todavía se está a tiempo.

 

Alejandro López Vega