submit2
Inicio / No salió una

general      05-10-2016
No salió una
imagen

Córdoba tuvo una de esas tardes para el olvido y terminó dejando el invicto como local ante Deportivo Armenio. Fue derrota 2 a 0 por los goles de Bernardo Zeballos e Isaac Acosta. Además, David Solari estrelló un penal en el palo con el partido 1 a 0.

 

Un Gabino Sosa que hasta aquí había sido inexpugnable, el deseo de hilvanar un par de victorias consecutivas y la chance de subir, al menos momentáneamente, a la cima de la tabla de posiciones. Todo esto se esfumó en la amarga tarde de Barrio Tablada.

 

Es que el Charrúa estuvo lejos de tener una de sus mejores presentaciones y, más allá de unos aceptables primeros 30 minutos, terminó cayendo con cierta justicia ante un rival que en el segundo tiempo manejó el trámite a su gusto.

 

La apertura del marcador llegó sobre los 35’. Bernardo Zeballos tomó la pelota en el vértice del área y sacó un remate bajo que, tras un pique muy extraño, descolocó al arquero Leonardo Romero y se incrustó en el fondo de la red.

 

Entre los pocos puntos altos en Córdoba sin dudas estuvo Marcelo Zaen, por lejos el mejor jugador azul en el partido, desequilibrante en cada intervención y sacrificado a la hora del retroceso. Justamente de sus pies nació la jugada más importante, cuando lo derribaron en el área tras una gran maniobra individual y el árbitro Amato sancionó la pena máxima. De la ejecución se hizo cargo David Solari, quien buscó acomodarla junto al palo con un fortísimo remate cruzado, pero la pelota se estrelló en el poste e impidió el festejo.

 

En el complemento la historia fue más cuesta arriba aún. Armenio se replegó y apostó a la contra, aprovechando además la casi total falta de imaginación de los dirigidos por Oscar Santángelo.

 

Fue justamente el DT uno de los grandes responsables de la tarde, con modificaciones que poco aportaron para torcer el rumbo. Primero el ingreso de Juan Carlos Lescano, quien es siempre primera opción de recambio, aún cuando las circunstancias del partido no lo ameritan. Luego Leonardo Borzani, que reemplazó acertadamente a un amonestado y nervioso Renzo Funes, pero que por ahora no parece estar en condiciones físicas de desempeñarse como único volante de recuperación. Y por último Leandro Figueroa, que fue puesto a jugar en una posición central, cuando su principal cualidad es el desequilibrio por las bandas.

 

Como frente a Luján, la acumulación (o amontonamiento) de delanteros no fue solución, y terminaron quedando todos ellos aislados y desconectados del resto de sus compañeros, sin tener quién los asista.

 

Lo único rescatable de los segundos 45 minutos fue una oportunidad desperdiciada por Ramiro Rocca tras capturar un rebote dentro del área. Como contrapartida, la visita contó con un par de posibilidades y finalmente lo terminó por definir con un golazo de Isaac Acosta, luego de una gran jugada colectiva.

 

De esta forma se fue el invicto como local en el torneo. La premisa de hacerse fuerte en casa no se pudo cumplir en esta fecha, por lo que la obligación se traslada a Zárate. Allí, Central Córdoba estará visitando a Defensores Unidos el próximo sábado, buscando un triunfo que sirva para reencontrar el rumbo.

 

Alejandro López Vega