submit2
Inicio / Más que una derrota

general      06-03-2016
Más que una derrota
imagen
 Con un segundo tiempo paupérrimo, Central Córdoba perdió 2 a 1 en el Gabino Sosa ante Cambaceres y complicó seriamente sus chances de pelear por el ascenso. El gol charrúa lo marcó Sebastián Piccardo, quien además falló un penal cuando el partido estaba igualado en uno.
 
Volvió a pasar. Como ante Sportivo Barracas, Córdoba tuvo un arranque demoledor y antes de los 10 minutos ya estaba arriba en el marcador. Pero en lugar de administrar esa ventaja y jugar con la desesperación del rival, se fue desdibujando y, a fuerza de errores defensivos, permitió que Cambaceres se recupere.
 
La tarde no podría haber empezado de mejor manera para los azules, que a los 8’ tuvieron en los pies de Sebastián Piccardo la primera alegría de la tarde, con un derechazo cruzado tras una gran jugada individual y posterior asistencia de Adrián De León. Ese fue el pico de fútbol más alto en todo el cotejo, ya que lo que vino después fue de mal en peor.
 
Es que en cada ataque la visita desnudó la fragilidad de una defensa improvisada por las ausencias de Cristian Vella y Marcelo Zaen. Tanto es así que a los 24’ llegó un largo pelotazo cruzado para Juan Vinaccia, que le ganó la espalda a Ramiro Leone con asombrosa facilidad y definió de primera para igualar las acciones. Instantes después llegó un nuevo error del zurdo ex Tigre, quien intentó jugar con el arquero Debiase y entregó la pelota para que Gustavo Azcona, de cara al arco, defina desviado.
 
Cuando se moría el primer tiempo y el 1 a 1 no parecía caerle mal a ninguno de los dos, casi como un oasis en medio del desierto llegó una muy buena jugada colectiva del Matador, que culminó con un pase filtrado de Lucas Moya para que Lalo Pérez fabrique una falta dentro del área y el árbitro Sabini sancione penal. De la ejecución se hizo cargo Piccardo, quien definió con buena dirección pero poca potencia y permitió una gran atajada de Nelson Insfrán.
 
En el complemento se vio la peor cara de Central Córdoba, con un rendimiento que seguramente fue de lo más pobre de la era Cuffaro Russo y que, para colmo, resultó profundizado por el entendible (aunque exagerado y por momentos insoportable) reproche de la gente.
 
Los de Ensenada manejaron el trámite a su gusto y contaron con varias chances clarísimas de gol, incluyendo un tanto anulado por offside. En ese contexto apareció la figura de Alex Debiase para salvar una y otra vez al equipo; aunque no pudo hacer nada con una definición cruzada de Gustavo Azcona que se transformó en el 2-1.
 
En desventaja, el Charrúa fue un cúmulo de nervios y jamás tuvo ideas para crear peligro. Sólo se salvaron del aplazo el mencionado Debiase, Gerardo Pérez, chispazos de Pato Sánchez y Adrián De León, que increíblemente se fue reemplazado promediando la segunda mitad, en una decisión sin dudas desacertada del entrenador.
 
No sólo se perdieron tres puntos, también se fue quizás la última posibilidad de pelear por el ascenso. Es que, dependiendo de los resultados que cosechen los líderes, Córdoba podría quedar a 9 unidades de la cima. Sólo queda pensar en mejorar el funcionamiento y ganar, esa es la única receta para salir de estas situaciones.
 
                                                                                                            Alejandro López Vega