submit2
Inicio / Arranca y se queda

general      01-03-2016
Arranca y se queda
imagen

 Como en su andar en el certamen, el Charrúa tuvo un gran inicio ante Sportivo Barracas, pero con el correr de los minutos se fue quedando y termino igualando un partido, que pudo golear y hasta pudo perderlo.

Siempre se dice que el 2-0 es el resultado más complicado para un equipo, y Central Córdoba no fue la excepción para esta regla.

Es que el elenco que conduce Ariel Cuffaro Russo había comenzado el encuentro ante el Arrabalero de la mejor manera: a los pocos segundos de que Gonzalo Beloso, de pésimo arbitraje para los dos equipos, diera el pitazo inicial, Leandro Figueroa tuvo una chance muy clarita pero no pudo concretar el gol. Una nueva chance estuvo en los pies de Marcelo Zaen, quien entrando por el ataque izquierdo del Azul, definió cruzado pero de mala manera y su remate se fue desviado.

Pero el que si lo lograría converir, sería Cristian Sánchez a los 5 quien aprovecharía una habilitación de Figueroa, para definir ante la salida del arquero Cáceres y abrir el marcador en favor del Matador. Y la reacción de Central Córdoba siguió de largo: a los 13 de la etapa inicial, nuevamente apareció el Pato solo por el área para definir a un palo del portero local y establecer un 2-0 muy merecido para el elenco de barrio Tablada.

Cuando todo parecía indicar que Córdoba se acomodaría en el encuentro con el resultado a su favor, empezó la debacle. El elenco local descontó ráapidamente a las 15 por intermedio de Diego Dorregaray, quien apareció por el costado izquierdo de la defensa azul y definió ante la salida del golero visitante. Un par de minutos después, el enganche de Sportivo Barracas, Kevin Juan, apareció sólo por atrás de la defensa charrúa, pero su disparo se fue pegado al palo derecho de un Alex Debiase, que nada podía hacer.

Sobre el final de la primera etapa, llegó el golpe de gracia. Tras una jugada colectiva por derecha, el Arrabalero llegó al área visitante y Di Biasi definió pero Debiase tapó de gran manera, pero con la mala suerte que el rebote salió para el borde del área, donde Kevin Juan tomó el balón y trabó la pelota con Lalo Pérez, lo que el árbitro considero que era infracción del defensor azul y sancionó penal. Diego Dorregaray cambio penal por gol, pero se encontró con la resistencia de Alex Debiase, que llegó a rozar la pelota con el pie izquierdo, pero no pudo evitar la igualdad del conjunto que ascendió esta temporada.

Final de una primera etapa agitada, donde Córdoba arrancó con todo y terminó sufriendo un duro revés por la irse al entretiempo igualado.

En el complemento, el Charrúa no tuvo situaciones claras de gol, en cambio el conjunto dirigido por la dupla Infante-Vidal buscó con más ganas que juego, lo que los llevó a estar cerca del gol en un par de ocasiones, y hasta que le anularan dos tantos por supuestas posiciones adelantadas, marcadas por el asistente que controlaba el ataque local.

Para el final del encuentro, solo quedó la insólita expulsión de Leandro Figueroa. El delantero estaba amonestado y cuando se estaba retirando del campo de juego, el asistente le indicó que saliera por el lado más cercano, entonces el jugador volvió y ahí Gonzalo Beloso pensó que estaba haciendo tiempo, entonces decidió mostrarle la segunda tarjeta amarilla y la posterior roja.

Una igualdad que termina dejando a Central Córdoba con muchas sensaciones encontradas: es un equipo que puede creer varias situaciones de gol jugando de visitante, llegando al área con tres o hasta cuatro delanteros, pero también sufre cuando el rival lo ataca y muchas veces expone errores que le terminan costando la victoria, como lo fue en la tarde del lunes, o en los encuentros anteriores ante Lujan o Laferrere, donde detalles defensivos le costaron la derrota.

Ahora el Matador deberá enfocarse en ganar como sea el próximo sábado a Defensores de Cambaceres, sabiendo que no podrá contar con Cristian Vella, que aún debe purgar una fecha de suspensión, y con varios jugadores que llegan con diversas molestias físicas producto de la exigencia del torneo. Ganarle al Rojo de Ensenada es una obligación, si es jugando bien mejor, pero antes que eso esta sumar los tres puntos, esos que le permitirían al elenco dirigido por Ariel Cuffaro Russo seguir soñando con el ascenso a la Primera B Metropolitana, esa chance que se le escapó por un gol hace tan poco tiempo, y que hoy parece tan lejano por el inesperado inicio de campeonato que tuvo el Charrúa.

                                                                                                                  Juanjo Cavalcante