submit2
Inicio / Otra vez a remar afuera

general      05-12-2015
Otra vez a remar afuera
imagen
 Córdoba perdió la primera de las finales ante Talleres de Remedios de Escalada en Rosario y, tal como había sucedido en la serie frente a Laferrere, quedó obligado a ganar de visitante para cumplir el objetivo del ascenso. Marcos Giménez marcó el gol de la victoria; en tanto que Alejandro Granero, la figura de la noche, le contuvo un penal a Fernando Resler.
 
No fue el partido imaginado. Lamentablemente, el desarrollo del juego y el resultado final no estuvieron a la altura de la expectativa y el marco que presentaba el Gabino Sosa para el cotejo de ida de la final del Reducido. De la misma forma que en la serie ante Laferrere, el “Charrúa” no pudo aprovechar la localía y quedó masticando bronca por un 0-1 que lo condiciona de cara a la revancha.
 
En el análisis de los 90 minutos, está claro que la victoria resulta un premio exagerado para Talleres. Es que los de Cristian Aldirico, pese a mostrar un juego prolijo y siempre buscar la salida con la pelota al piso, no tuvieron demasiada ambición ofensiva y sólo generaron peligro en un par de ocasiones. Como contrapartida, los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo intentaron más, aunque casi nunca encontraron claridad en los metros finales.
 
En el primer tiempo ambos equipos se estudiaron. La visita buscó controlar la posesión y enfriar el partido, y lo consiguió durante los 25 minutos iniciales, en los que además contó con un cabezazo de Gastón Corado que se fue cerca. Luego, a partir de la claridad conceptual de Lucas Moya, los azules empezaron a imponer condiciones. Fue justamente el zurdo ex Rosario Central quien inició la jugada más peligrosa de esa etapa, con un pase en profundidad para que Cristian Sánchez desborde y envíe un centro a la cabeza de Resler, que definió muy desviado.
 
Para el complemento llegaron las emociones. A los 2’, “Pato” Sánchez volvió a desbordar, esta vez por derecha, y culminó la jugada con un buscapié que recorrió el área chica sin encontrar receptor. En la respuesta apareció el elegante Marcos Giménez, quien aprovechó el espacio dejado por la última línea y sacó un remate de zurda bárbaro que se clavó junto al palo izquierdo de Leguizamón.
 
Al “Charrúa” le costó unos minutos reponerse del baldazo de agua fría y casi lo termina pagando caro, ya que instantes después Eloy Pereira envió un centro atrás que desembocó en un remate despejado en la línea por Cristian Vella.
 
A partir de ahí fue todo de los azules. A los 15’, una buena combinación entre Juan Fernández y Brian Meza culminó con un disparo desviado del “Enano”. Y luego llegó el duelo entre Fernando Resler y Alejandro Granero. Primero con un pase de Moya y una definición que intentó ser de globo pero que quedó corta; más tarde con un nuevo mano a mano contenido por el 1 y por último con la jugada más saliente: Cristian Sánchez fue derribado en el área y Stoklas sancionó penal, pero la ejecución del “Melli” fue defectuosa y permitió que el arquero visitante ahogue el grito de gol y la posibilidad de empate.
 
El pitazo final dejó una sensación obviamente amarga en el Gabino Sosa pero, con la experiencia de la serie ante Laferrere, de ninguna manera se puede hablar de una historia definida. Además, es preciso remarcar que Córdoba ya venció a Talleres en Escalada durante este torneo, por lo que no es descabellado imaginar un nuevo batacazo.
 
Por supuesto que habrá cuestiones a corregir e ítems sobre los que profundizar, pero la ilusión está intacta. Es un gol, sólo eso.
 
 
                                                                                                         Alejandro López Vega