submit2
Inicio / Hijos nuestros morirán. A la final, Charrúa!!

general      30-11-2015
Hijos nuestros morirán. A la final, Charrúa!!
imagen
 En una verdadera hazaña, Central Córdoba le ganó a Laferrere 1 a 0 en La Matanza gracias al gol de Ezequiel Amilivia sobre el final y forzó la serie de penales, en la que se impuso por 5 a 3. Juan Cruz Leguizamón fue clave, atajando el cuarto penal a Carlos Madeo; mientras que Fernando Resler convirtió el gol decisivo. Ahora la chance del ascenso se dirimirá frente a Talleres de Remedios de Escalada.
 
Batacazo. Hazaña. Proeza. Epopeya. Todo esto queda corto para describir el triunfazo del “Charrúa” esta tarde en La Matanza. Porque tenía todo en contra, porque debió sobreponerse al durísimo golpe que significó la derrota en casa y porque ya todos lo daban por muerto.
 
Pero apareció ese fuego sagrado, el mismo de aquella inolvidable tarde de 2012 con el zapatazo de Nicolás De Bruno; zapatazo que hoy se vio reeditado, con sus diferencias, en los pies de Ezequiel Amilivia para poner el 1 a 0 cuando sólo quedaba un puñado de minutos. Y en los penales apareció la figura de Juan Cruz Leguizamón, criticado y resistido durante todo el año, para vestirse de héroe, tapar el cuarto penal a Carlos Madeo y permitir que Fernando Resler marque el camino a la final con la última ejecución.
 
Pero antes del festejo, antes de la locura desatada hubo un partido. 90 minutos en los que el conjunto dirigido por Ariel Cuffaro Russo prácticamente borró de la cancha a Deportivo Laferrere, lo superó durante casi todo el trámite (sólo sufrió en los primeros minutos del cotejo) y gestó una victoria tan celebrada como merecida.
 
En el choque de propuestas también se hizo justicia. Triunfó Córdoba, que apostó a un planteo ofensivo juntando a Moya, Sánchez, Fernández y Resler; y perdió el “Villero”, que repitió la estrategia del no-juego, con faltas constantes, con la insoportable costumbre de hacer tiempo y con demasiada especulación a partir de la ventaja conseguida en la ida.
 
A los azules les tomó 20 minutos meterse en partido, y fue ese el único lapso en el que Lafe generó peligro. A los 12’ Cristian Cuffaro Russo debió salvar en la línea lo que hubiera sido un gol en contra de Renzo Funes; en tanto que a los 20’ Hugo Palmerola definió afuera desde una posición certera. De ahí en adelante sólo hubo un equipo en la cancha.
 
En el resto de ese primer tiempo, el conjunto de Ariel Cuffaro Russo se dedicó a administrar la pelota y ganar terreno, aunque evidenció falta de profundidad y exigió al arquero García solamente con un cabezazo de Fernando Resler que no tuvo mayor riesgo.
 
Ya en el complemento, esa superioridad se acentuó mucho más y empezaron a llegar las situaciones de gol. Juan Fernández inquietó con un par de disparos desde afuera, uno de ellos salvado por el 1 local cuando se metía en el ángulo, y lo tuvieron también Fernando Resler y Marcelo Zaen con definiciones fallidas. Hasta que a los 38’ llegó el merecido premio: apareció Ezequiel Amilivia para girar fuera del área y sacar un zurdazo cruzado que se coló junto al palo izquierdo y puso las cosas en absoluta paridad.
 
Recién ahí Lafe recordó que había dos arcos, pero, como es lógico, en 5 minutos no pudo lo que en 175 no quiso, y la llave terminó en los penales. Desde los doce pasos marcaron Leguizamón, Zaen, Piccardo y Moya para el “Charrúa”, y Moreno, Fernández y Pérez para el Verde. En el cuarto penal, Leguizamón adivinó y contuvo la ejecución de Madeo y dejó servida la definición a Fernando Resler, que no falló.
 
Fiel a su historia, Central Córdoba eliminó a Laferrere (lo hizo en los últimos cuatro reducidos que jugaron: 2003, 2011, 2012 y 2015) y estiró aún más la paternidad. Ahora se vendrá una final durísima ante un digno rival como es Talleres de Remedios de Escalada.
 
A seguir soñando, viejo y querido Charrúa!!!
 
                                                                                                            Alejandro López Vega