submit2
Inicio / Se dejó llevar

general      25-11-2015
Se dejó llevar
imagen
 En un partido durísimo y de dientes apretados, Central Córdoba pagó caro sus errores y terminó cayendo por 1 a 0 ante Laferrere en el partido de ida por las semifinales del Torneo Reducido. Gustavo Fernández marcó el único tanto de la tarde. Alfredo Resler acumuló su décima amarilla y no podrá estar en la revancha.
 
Más de ocho meses habían pasado desde aquel 1-3 frente a Cañuelas de la fecha 4. Eran diecisiete los partidos que llevaba el “Charrúa” sin caer como local, y la racha se cortó en el momento menos oportuno. Además se terminó un invicto de 25 años ante el “Villero” en el Gabino Sosa. Tarde negra, está claro.
 
Era un partido de cero a cero clavado, pero nuevamente aparecieron los errores individuales en la faz defensiva que tanto se han sufrido a lo largo de la segunda mitad del año. Es que, de otra forma, Laferrere difícilmente hubiera logrado desnivelar, y ahí está el principal error de los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo: permitir que el trámite se desarrolle según la propuesta del rival, es decir, con más roce y lucha que juego.
 
La idea original de Córdoba sólo se pudo ver a cuentagotas. Esto fue durante los primeros 25 minutos de la etapa inicial, donde hubo tenencia e intención de mantener la pelota al piso; y en el complemento, a partir de algunos chispazos del ingresado Juan Fernández. El resto estuvo caracterizado por las constantes infracciones, el balón en el aire y la insoportable costumbre de Laferrere de hacer tiempo.
 
El cero se rompió a los 39’ del primer tiempo. No había pasado absolutamente nada hasta que Alfredo Resler cometió un error en la salida y le permitió a Juan Manuel Coassini hacerse de la pelota y desbordar por la derecha para enviar un centro a la cabeza de Gustavo “Tortuga” Fernández, que cabeceó de pique al suelo y superó a Leguizamón.
 
Si ya con el cero a cero la visita proponía una estrategia de no-juego, con la ventaja esto se acentuó mucho más, y quedó demostrado con el hecho de finalizar el partido con 9 amonestados.
 
Los últimos minutos del primer tiempo y los primeros 20 del segundo tuvieron a un “Charrúa” con una tenencia inofensiva, sin ideas. Esto recién empezó a revertirse con el ingreso de Juan Fernández, que siempre que pudo apostó por la individual y al menos generó una preocupación para el fondo de Laferrere.
 
Las únicas claras para los azules en todo el partido llegaron al final. Primero con una jugada de Cristian Sánchez de derecha al centro que terminó con un remate apenas desviado, y sobre el final con un gran tiro libre del “Enano” Fernández que obligó a una respuesta incluso mejor del arquero García.
 
El 0-1 final pone a Córdoba contra las cuerdas. Deberá ir el lunes a La Matanza a jugarse todo por una victoria que, al menos, fuerce los penales. Está claro que será difícil, y más aún por no tener a uno de sus baluartes como es Alfredo Resler (suspendido con 10 amarillas y, además, lesionado), pero no imposible. La diferencia es tan solo de un gol. A confiar.
 
                                                                                                            Alejandro López Vega