submit2
Inicio / Nada que reprochar

general      17-10-2015
Nada que reprochar
imagen
 Central Córdoba jugó un aceptable partido ante Dock Sud, fue superior y creó varias chances para ganarlo, pero sólo sacó un empate 2 a 2 que lo deja lejos de San Telmo. Cristian Sánchez y Sebastián Piccardo marcaron para los azules, mientras que Diego Jaime y Alcides Miranda Moreira (en una obscena posición adelantada convalidada por el línea Nosach) hicieron lo propio para la visita, que terminó con diez por la roja a González.
 
 
Como pasó tantas otras veces a lo largo del año, el “Charrúa” no pudo aprovechar los puntos dejados en el camino por San Telmo (que más temprano había igualado como local ante CADU). Pero esta vez, a diferencia de las anteriores, la responsabilidad no es propia.
 
Es que hoy el rival consiguió los dos goles de manera insólita. El primero, cuando se moría la primera mitad, con un centro de Diego Jaime que tomó un extraño efecto y se coló en el segundo palo. Sólo atribuible a la suerte. Y el segundo, ya en el complemento, con un alevoso offside del paraguayo Miranda Moreira que ¿no? observó el asistente Facundo Nosach.
 
Esas dos acciones, sumadas a un tiro libre de Lima en la etapa inicial que envió al córner Matías Giroldi con una reacción impresionante, fueron las únicas aproximaciones de real peligro que tuvo la visita. El resto, con aciertos y errores, con mejores y peores pasajes de fútbol, fue de Central Córdoba.
 
A los 26’, Fernando Resler la bajó de pecho para que Cristian Sánchez remate desde afuera apenas desviado. Fue un aviso de lo que vendría, ya que cinco minutos más tarde, y desde una posición similar, el “Pato” volvió a probar y esta vez la colocó junto al palo para poner el 1 a 0. Luego llegaría el empate de Jaime y, en el cierre, un tiro libre de Alfredo Resler que se estrelló en el poste izquierdo de Monllor.
 
En la segunda mitad el “Matador” entró dormido. Varios errores en la salida casi le dan la chance a Dock Sud de ponerse arriba. Esta lectura también la hizo Ariel Cuffaro Russo, que a los 10’ mandó a la cancha a Juan Fernández en lugar de Bruno Zabala, aprovechando también la expulsión por doble amarilla de Facundo González.
 
Cuando los azules comenzaban a retomar el dominio del partido llegó la jugada más importante de la tarde: la clara, casi obscena posición adelantada de Alcides Miranda Moreira que terminó en el segundo gol. Tan evidente fue, que incluso los propios futbolistas visitantes se quedaron estáticos esperando la bandera en alto. Ni siquiera se puede hablar de polémica.
 
Más allá del mazazo, Córdoba siguió buscando y encontró su premio a los 26’ con el gol de Sebastián Piccardo, que definió de cara al arco tras un centro que recorrió toda el área. En lo que quedó de partido sólo hubo tiempo para un tiro libre de Fernández que salvó Monllor con una gran volada y un débil cabezazo de Fernando Resler, también controlado por el arquero.
 
El pitazo final de Damián Rubino (sí, el mismo de los tres penales a San Telmo) dejó una sensación cercana a la resignación en el Gabino Sosa. Se escapó, tal vez, el último tren que podía llevar al ascenso directo. La diferencia ahora es de cuatro puntos, cuando quedan nueve por disputarse. Será cuestión de pensar en ganar los duelos que restan y, si no se alcanza el primer objetivo, pensar en el reducido. Cualquier cosa puede pasar.
 
 
                                                                                                           Alejandro López Vega