submit2
Inicio / Con sabor a derrota

general      12-09-2015
Con sabor a derrota
imagen
 Córdoba tenía todo para quedarse con los tres puntos ante Talleres: ganaba desde el comienzo gracias al gol de Alfredo Resler, jugaba con uno más por la expulsión de Marcos Giménez y apenas faltaban diez minutos para el final; pero una mala salida de Leguizamón permitió que Gastón Corado marque el empate definitivo. De esta forma, los azules quedaron terceros, con un partido menos.
 
 
Una final anticipada se jugó esta tarde en el Gabino Sosa. Era la chance ideal para descontarle unidades a otro de los candidatos y para meterle presión a un San Telmo que deberá jugar el clásico ante Dock Sud. Pero lamentablemente el “Charrúa” no pudo aprovecharlo.
 
Es necesario destacar el planteo inicial de los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo, que jugaron un primer tiempo realmente muy bueno, borrando de la cancha a su rival. Y no fue perfecto porque falló el departamento creativo, con un Juan Fernández que tuvo seguramente su partido más flojo en el campeonato y que sumó su quinta amarilla, por lo que no estará ante Excursionistas.
 
Lo más destacado del local estuvo en el doble cinco. Renzo Funes fue, una vez más, el corazón del equipo, y estuvo acompañado por un Brian Meza que recuperó su mejor versión.
 
Córdoba no logró traducir esa superioridad en el juego en situaciones de riesgo. Prueba de esto es que el gol, la única llegada de esa etapa, fue a través de una pelota parada: a los 10’ Cristian Sánchez envió un tiro libre que encontró la cabeza solitaria de Alfredo Resler, quien la acomodó junto al palo izquierdo de Granero para poner el 1 a 0. Talleres sólo respondió a los 39’ con Marcos Giménez, que aprovechó una serie de rebotes para llevarse el balón y rematar desviado desde el vértice del área.
 
El cierre del primer tiempo daba tranquilidad en Barrio Tablada, ya que se veía en cancha a un equipo compacto y ordenado, que se estaba llevando una justa victoria. Pero el complemento fue otra historia.
 
El “Matador”, en su afán de cuidar el resultado, fue cediendo balón y terreno a la visita. Por eso el DT buscó recuperar la tenencia con el ingreso de Lucas Moya por Juan Fernández,  pero el ex Central poco pudo gravitar.
 
Sobre los 29’ llegó la roja por doble amarilla a Marcos Giménez, y parecía que el trámite se volcaría nuevamente a favor del “Charrúa”. Al instante Cuffaro Russo mandó a la cancha a Ezequiel Amilivia, en un cambio que pareció equivocado, ya que el partido pedía futbolistas que pudieran aprovechar los espacios y desequilibrar individualmente (como Mustachi o Zabala, por ejemplo).
 
Lo cierto es que el hecho de quedarse con diez, lejos de aplacar los ánimos del “Albirrojo”, lo llevó a atacar con más convencimiento y a llenar de pelotazos el área local. En una de esas acciones, Juan Cruz Leguizamón salió primero muy mal a cortar, y luego quedó clavado en la línea ante un nuevo centro, que encontró la cabeza de Gastón Corado en el segundo palo para decretar el empate.
 
El baldazo de agua fría hizo reaccionar a Córdoba, que lo tuvo en dos ocasiones. Primero a través de Amilivia, que no pudo en un mano a mano con Granero, y más tarde con Moreira, que disparó afuera.
 
El 1 a 1 final dejó en el Gabino Sosa una sensación completamente amarga, casi un sabor a derrota. Está claro que aún falta mucho (nueve partidos), pero habrá que hacer fuerzas para que Dock Sud le pueda robar al menos un empate a San Telmo, ya que una victoria del “Candombero” haría que la diferencia empiece a ser casi indescontable.
 
 
                                                                                                          Alejandro López Vega