submit2
Inicio / Sólo un punto

general      16-08-2015
Sólo un punto
imagen
 En un partido chato, sin emociones y mal jugado, Córdoba igualó 0 a 0 ante J.J. Urquiza en el Gabino Sosa. Los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo extrañaron muchísimo a Fernando Resler en ataque, al punto de prácticamente no generar situaciones de riesgo, ni siquiera cuando el rival quedó con diez por la expulsión de Zalazar. Debutó Bruno Zabala.
 
 
El “Charrúa” dejó pasar una chance inmejorable para ponerse a tiro de la punta, aprovechando la caída del líder Talleres en Villa Soldati. La tarde en Barrio Tablada pintaba para ser perfecta, con un día soleado, buena concurrencia de público (de los mejores partidos en ese aspecto) y enfrente un rival que no llegaba bien.
 
Pero faltó lo más importante: el fútbol. Es que los azules estuvieron lejos de tener una actuación destacada, casi no generaron situaciones de riesgo y prácticamente nunca lograron crear juego colectivamente. Tal vez el principal factor fue la ausencia del goleador Fernando Resler, claramente irreemplazable y clave no sólo a la hora de convertir, sino también en la generación.
 
Para sustituirlo, el DT apostó por utilizar a Cristian Sánchez en ese lugar, y mantener a Ezequiel Amilivia (por características, el otro centrodelantero que tiene el plantel) como volante derecho; pero la jugada salió mal. El “Pato” estuvo visiblemente incómodo en su improvisada posición, perdiendo siempre en el forcejeo con los centrales de J.J. y no pudiendo aprovechar su velocidad y desequilibrio. Otra perjudicado con la falta de Resler fue Juan Fernández, que nunca encontró receptor para sus pases en profundidad y terminó desdibujándose, casi siempre abusando de la personal.
 
No obstante, más allá del deslucido encuentro que jugó Córdoba, hubo algunos puntos para destacar: la dupla de centrales Ledesma - Alfredo Resler; Sebastián Piccardo, otra vez jugando en su posición de doble cinco; el primer tiempo de Lucas Moya; y Renzo Funes, probablemente la figura de la cancha.
 
La producción ofensiva “charrúa” se limitó a tres o cuatro acciones aisladas. En la etapa inicial, un par de remates apenas desviados de Cristian Vella, el segundo de ellos tras una buena jugada colectiva (la única en todo el partido) entre Moya, Moreira, Sánchez y Fernández. En el complemento, en la que fue la más clara, un tiro libre del propio “Enano” Fernández que parecía clavarse en el ángulo izquierdo del arquero Córdoba, pero que terminó siendo apenas ancho.

Ni siquiera la expulsión de Franco Zalazar en el inicio del segundo tiempo sirvió para que el “Matador” incline la cancha. De la misma forma, tampoco los ingresos de Bruno Zabala (que hizo su debut con la casaca azul), Martín Mustachi y Pablo Pereyra pesaron en el desarrollo del trámite.
 
El rival, por su parte, complicó en más de una oportunidad mientras estuvo con once, y ahí fue clave Juan Cruz Leguizamón. Primero tapando con los pies un mano a mano de Mamberti y luego despejando por arriba del travesaño un cabezazo de Zalazar. Por supuesto que también ayudó la fortuna, en otro cabezazo (en este caso de Leandro Sosa) que se estrelló en el palo.
 
Más allá de lo inmerecida que hubiese sido una victoria de Central Córdoba, el pitazo final de Antonio Amato dejó en el Gabino Sosa una sensación amarga. Ahora duelen aún más las inexplicables expulsiones de los encuentros anteriores, porque desnudaron el problema de la falta de recambio.

Pensando en lo que viene, es decir la visita a Juventud Unida, la buena noticia es que podrá volver Brian Meza; la mala, que tanto Cristian Cuffaro Russo como “Lalo” Pérez y Fernando Resler todavía deben dos fechas. Será trabajo del entrenador encontrar la mejor forma de disimular las bajas. Lo que está claro es que si el “Charrúa” quiere seguir metido en la discusión por el ascenso, deberá traerse los tres puntos.
 
 
                                                                                                           Alejandro López Vega