submit2
Inicio / Gigante

general      11-07-2015
Gigante
imagen
Gracias a un golazo de Juan Fernández sobre la hora, Central Córdoba derrotó 1 a 0 a Luján en el Gabino Sosa y se puso a dos unidades del líder Talleres, que tiene un partido menos. Los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo no tuvieron un buen cotejo, pero sumaron tres puntos de oro ante un rival directo en la lucha por no descender. Fernando Resler llegó a la quinta amarilla y no estará frente a Cañuelas.


La premisa era ganar. Ganar para reponerse lo antes posible de la caída en Zárate, para no perderles pisada a los líderes de la tabla, y para tomar aire en la lucha de abajo, justamente ante un Luján que tiene la misma ambición. Y Córdoba lo consiguió, eso es lo más importante.

No obstante, no pueden perderse de vista las formas. Hoy el “Charrúa” jugó, sin lugar a dudas, uno de sus peores partidos en el torneo; fundamentalmente en los primeros 60 minutos, en los que nunca encontró la pelota y fue claramente superado por el rival, al menos desde la tenencia. La historia recién pudo empezar a torcerse a partir del ingreso de Juan Fernández, la indiscutible figura de la tarde y el principal hacedor del triunfo. 

Las causas del flojo rendimiento del equipo se encontraron en la zona de gestación. Brian Meza, clave a la hora de distribuir, atraviesa desde hace ya varias fechas un bajón futbolístico, y eso se siente. A esto hay que sumar a un Ezequiel Amilivia incómodo jugando de volante por derecha y un Hernán Romero de nulo aporte. 

La ausencia de futbolistas con capacidad para manejar la pelota y buscar un juego asociado impidió a los azules tener la posesión, y posibilitó que Luján recuperara rápido y obligara al local a replegarse. De todas formas, la pobreza en ataque de los conducidos por Walter Cataldo hizo que Poropat prácticamente no tenga trabajo. Por su parte, la única del “Matador” en esa primera mitad fue un enganche y remate de Romero, que salió un metro afuera. 

En el complemento Córdoba salió a buscar con mayor decisión. A los 2', "Lalo" Pérez definió desviado de manera increíble tras un corner de Sánchez. Instantes después, el propio "Pato" armó una jugada personal bárbara que obligó a Monasterio a derribarlo cuando iba a enfrentar al arquero Roncoroni, en una acción que debió sera roja, pero que Leandro Rey Hilfer sólo castigó con amarilla. Del tiro libre se hizo cargo Brian Meza, y su disparo fue enviado a la esquina por el 1 visitante.

El quiebre del partido se dio a los 15', cuando el DT envió a la cancha a Juan Fernández en lugar de Romero. Al minuto, el recién ingresado generó una falta sobre la izquierda e hizo amonestar a Hugo Silva; más tarde habilitó a Pérez, que envió un centro para el anticipo de cabeza apenas ancho de Resler; y luego enganchó en la puerta del área y sacó un zurdazo que se fue rozando el travesaño, un aviso de lo que vendría. En tres intervenciones, el "Enano" aportó más que los 60 minutos de Romero y Amilivia.

Luján tuvo su chance más clara promediando esa segunda etapa, con un cabezazo de Lucas Scarnato que salió besando el palo izquierdo de Poropat, que nada podía hacer. 

El tiempo se consumía y parecía que el "Charrúa" se quedaría con otro amargo empate en el Gabino, pero a falta de dos minutos apareció Juan Fernández con una gran jugada personal, sacándose un hombre de encima y rematando desde el vértice del área, para clavarla junto al palo y desatar el festejo en Barrio Tablada.

Victoria que vale oro, porque sirvió para aprovechar las caídas de San Telmo y Argentino de Quilmes, y esperar a lo que suceda con los demás conjuntos de arriba; porque significó descontarle unidades a un rival directo en la puja por no descender; y porque levantó los ánimos después de la derrota ante CADU.

Ahora habrá que pensar en el duelo del otro lunes con Cañuelas, en el que Central Córdoba deberá arreglárselas sin un hombre clave como Fernando Resler, que acumuló cinco amarillas. Lo positivo es que habrá más de una semana para recuperar lesionados y poder cerrar la incorporación de ese delantero que tanta falta hace.


                                                                                                         Alejandro López Vega
Foto: Magia en una baldosa