submit2
Inicio / Vale 10 puntos

general      30-11--0001
Vale 10 puntos
imagen
Con todo en contra, habiendo estado 0 – 1 y con dos hombres menos por las expulsiones de Cuffaro Russo y Moya, Central Córdoba nuevamente dio muestras de su carácter, huevos y jerarquía, y logró el empate ante Laferrere por el gol de penal de Fernando Resler sobre la hora. El “Charrúa” suma 12 sin perder y cada vez está más afianzado en la lucha por el campeonato.

Ya en la previa se sabía que el duelo ante el “Villero” era una final, y más que eso, era prácticamente un clásico. Y el desarrollo del encuentro terminó dando sobradas muestras de esto, con un trámite caliente, expulsados, polémicas y goles agónicos.

Se hace imposible analizar el partido desde lo táctico y estratégico. Es indudable que futbolísticamente Central Córdoba es más que Laferrere, y de eso tomaron nota los conducidos por Sergio Quiroga, que desde el inicio intentaron ensuciar el juego y sacar ventaja desde la prepotencia.

Así fue que a los 3’, luego de un mano a mano que Monasterio le tapó a Cristian Sánchez, los jugadores visitantes reclamaron una supuesta falta previa e intentaron increpar a los futbolistas “charrúas”. Todo terminó en un tumulto en la mitad de la cancha y un posterior revoleo de tarjetas por parte del árbitro Colombo. Ahí se quebró el partido, y nunca más pudo encausarse.

Ya con los ánimos caldeados, el “Matador” probó con remates de Meza y Moya, que obligaron a la respuesta del 1 visitante. Lafe, por su parte, contó con un tiro de García que despejó Leguizamón y un cabezazo de Nieva apenas ancho. Hasta que a los 25’, Juan Manuel Coassini armó una gran jugada y sacó un disparo bajo y esquinado para poner la diferencia.

En desventaja, ante la agresividad rival y la permisividad de la terna arbitral, Córdoba perdió la cabeza y en pocos minutos se quedó con nueve. Primero Cristian Cuffaro Russo vio la roja por un supuesto puntapié y luego Lucas Moya (que había sido amonestado en el cruce del comienzo) recibió la segunda tarjeta por una dura falta, cuando el primer tiempo ya se iba. La suerte parecía echada.

El complemento no perdió emotividad. Con mucho carácter, los rosarinos salieron a jugar de igual a igual y desnudaron la pobreza de Laferrere, que con dos hombres más nunca pudo imponer su juego, y sólo contó con un mano a mano de Coassini que Leguizamón tapó de gran forma con los pies.

Para sumar problemas a Ariel Cuffaro Russo, Sánchez y Moreira debieron irse lesionados. Así fue que los azules terminaron con una improvisada línea de tres (con Vella, Resler y Funes), tres volantes (Zaen, Meza y Piccardo) y Fernández y Resler como puntas.

El sol empezó a salir a los 24’, cuando el delantero Rodríguez fue expulsado por un codazo contra Funes. El “Charrúa” dominó el juego desde ahí hasta el final. A los 40’, Resler falló increíblemente un mano a mano; pero instantes después se redimió: le cometieron un claro penal que cambió por gol con un fuerte remate, e hizo estallar al Gabino Sosa.

Párrafo aparte para Diego Colombo. El árbitro tuvo una actuación difícil de analizar, porque acertó en las cuatro jugadas más importantes (las tres expulsiones y el penal), y erró en todo el resto. Prueba de esto es que de ambos lados se fueron indignados por su desempeño.

En definitiva, el empate deja a Córdoba expectante en la lucha por el campeonato, pero con un rompecabezas de cara al duelo con San Miguel del jueves. Porque serán bajas Cuffaro Russo y Moya, seguramente Moreira y Sánchez, y con la duda en torno a Fernando Resler. La buena pasa por la vuelta de “Lalo” Pérez.

Está claro que el futuro pinta complicado por todo esto, pero si el equipo continúa jugando de esta manera, seguramente en diciembre estaremos festejando.

Alejandro López Vega